Cuando Emprendo Para Ganar, No Por Hobby

Últimamente hay una gran ola de emprendimiento, lo cual me parece algo extraordinario, ya que demuestra que muchas personas están saliendo de su zona de confort y buscan, crear, transformar o solucionar un problema. Pero ¿porque muchos de estos emprendimientos no superan el primer año de vida?, la respuesta les daré a continuación.

Las principales razones es la falta de análisis financiero y estudio de mercado. Muchos apasionados por su idea se olvidan de crear algo que no solo sea atractivo para ellos, sino para las personas que realmente van a comprar o consumir ese producto o servicio (target market). La viabilidad financiera de tu proyecto es muy importante ya que, si un negocio no genera una retribución económica, no es un negocio sino un hobby.

Pero realmente el mayor peso que te da el ser un emprendedor exitoso es la experiencia, no solo como emprendedor, sino como empleado, becario, voluntario, etc. Ya que esto es lo que te dará una visión real de la vida económica, y no solo lo que dicen los libro o profesores, sino como realmente es un mercado cambiante, que te exige respuesta inmediata y un nivel de adaptación extremadamente alto.

Es por esto que considero que todo emprendedor debería seguir estos pasos antes de dar este gran salto (no necesariamente tienen que ser en el mismo orden):

1.      Trabaja cuando estés cursando tu carrera, pero que sea en algo relacionado con tu carrera. No graduarse sin experiencia.

2.      Trabaja al menos 2 años en una empresa pequeña y otros 2 en una grande.

3.      Ten un principio de frugalidad, con el fin de que cuando emprendas tengas los recursos necesarios.

4.      Encuentra un mentor.

5.      Piensa y valida en función a las necesidades del mercado, no a las tuyas.

6.      Aprende a vender, si no te gusta vender no emprendas.

7.      Capacítate en manejo financiero.

8.      Lee.

9.      Experimenta con lo mínimo viable necesario.

10.  Emprende en lo que sabes.

Me gustaría analizar cada uno de estos puntos. El trabajar mientras estas estudiando, enunciado también en el punto 2, te permitirá darle un mayor y mejor provecho al estudio universitario, entendiendo mejor a tus profesores en clase y sacar mayor beneficio a la clase con un pensamiento más analítico.

El trabajar en una empresa pequeña te permite entender como cumplir metas con un presupuesto limitado, sin todo el personal necesario, y en constante evolución organizacional. Por el contrario, una empresa grande, te dará una visión más organizada y global, donde cada departamento tiene una estructura definida, los presupuestos tienen una razón y cada vez es menor los desaciertos por malas decisiones. Esta regla no tiene excepciones, excepto tal vez por la cantidad de años, ya que hasta los más grandes en algún momento trabajaron para alguien más. Existen varios casos, por ejemplo, Bill Gates, que trabajó en TRW Systems Group, Warren Buffett para Graham-Newman Corp. o Jack Ma como guía turístico en Hangzhou.

Frugalidad, es vivir con lo que realmente necesitas, aprendiendo a ahorrar, con el fin de invertir. Al ser frugal te tendrás que limitar de muchos gustos; que luego entenderás que eran banales. Pero si aprendes a invertir para conseguir lo que quieres, “tu gusto se pagará solo”.

Encontrar un mentor es extremadamente importante ya que en tus principios no tendrás un norte, no sabrás realmente cual será tu meta a conseguir. Es así que tendrás un modelo a seguir y superar. Al decir que debes conseguir un mentor no necesariamente tiene que ser alguien que este a tu lado, sino cualquiera que lo puedas seguir a través de sus redes sociales, libros, conferencias, negocios, etc.

Aprender a vender es una parte crucial al momento de emprender, ya que tú eres el primero que cree en tu producto o servicio y si no lo sabes trasmitir, simplemente tu emprendimiento no prosperará. Es por esto que cuando comienzas el saber vender y más que todo querer vender será tu punto de quiebre entre durar un año o más en el mercado.

Ten entrenamiento financiero, esto es algo que los emprendedores muchas veces dejan de lado, ya que se concentran mucho en elaborar su idea y descuidan el, cuanto voy a cobrar, cuanto me cuesta, como voy a pagar a mis empleados y proveedores, etc. Son preguntas que al momento de emprender son básicas, ya que por más que sea una gran idea se puede quedar solo en eso, dando que lamentablemente no son rentables. O simplemente logran conseguir la venta, pero no tienen como cumplirla, por una falta de capital de trabajo.

Leer es muy importante, no solo porque amplia tu mente con conocimientos, sino que siempre tendrás a tu cerebro activo y productivo, ayudándote a que puedas tener una capacidad de adaptación y transformación casi automática.

Experimentar con lo mínimo necesario es algo que muchas veces no se lo ve como algo viable, ya que el pensamiento es que primero quede todo perfecto y luego ver si funciona o si me van a comprar. Sobre todo, pasa con productos o servicios nuevos en el mercado elegido. Es por esto que la idea es invertir lo menos posible para tener un demo o un prototipo, prueba que funciona y luego crea tu visión.

Emprende en lo que sepas, caso contrario, primero dependerás de alguien más, segundo no le podrás entregar la misma pasión, tercero te puede generar frustración y cuatro al menos sabrás como comenzar.

Toda persona antes de emprender debería hacer un análisis de estos puntos, con el fin de no cometer el tan trillado dicho de “echando a perder se aprende”, sino que tus errores puedan ser medidos, tu porcentaje de éxito sea mayor, y sobre todas las cosas no pierdas tu tiempo en un hobby sin futuro.

Andrés Torres Iglesias