¿Mujer “the real boss”?

¿Vivimos en un mundo de igualdad de género?, ¿encontramos mujeres que ocupan importantes cargos corporativos?, ¿la diferencia salarial, fue ajustada?, ¿existen las mismas oportunidades de crecimiento?, estas son algunas de las muchas preguntas que te haces al momento de analizar la participación de la mujer en el mundo laboral y empresarial. Es por esto que es importante analizar las siguientes cifras, antes de responder y analizar estas preguntas:

El 70% de las mujeres del mundo son responsables de los trabajos no remunerados, según la Organización Internacional del Trabajo.

En América Latina las mujeres dedican el triple de tiempo que los hombres en las labores no remuneradas, según el banco mundial.

Según el INEC, en Ecuador la mujer a la semana dedica 22,4 horas más que los hombres a trabajar. A su vez dedican 17,53 horas por encima al trabajo no renumerado.

Según la Organización Internacional del Trabajo, las mujeres reciben un 30% menos en su remuneración comparado con los hombres, a su vez existe un mayor desempleo siendo un 6% para las mujeres y un 3,6% para los hombres.

En el 2018 solo 24 mujeres, estaban a la cabeza de las Fortune 500.

Según la Organización Internacional del Trabajo de 1.259 empresas analizadas en América Latina y el Caribe, solo el 4,2% es dirigido por mujeres.

Según el Banco Mundial el 13,36% de los hombres que emprenden lo hacen por desarrollar una idea, el 8,79% de las mujeres lo hacen por necesidad.

Según el Global Entrepreneurship Monitor, América Latina, tiene el mayor porcentaje de emprendimiento femenino.

Según el Banco Mundial el 41,6% de la población económicamente activa de Latino América corresponde a las mujeres.

Según el BBVA, las mujeres “son mejor paga” que los hombres, representando un 4,69% de cartera vencida, versus el 6,12% de los hombres.

Creo que muchos de estos datos responden las preguntas que al principio fueron planteadas y son una muestra clara que todavía existe inequidad de género en el ámbito laboral. Si bien es cierto, los números son mejores que años atrás, aun así, hay mucho camino que recorrer. No solo de las mujeres sino de los hombres, ya que un cambio no se da solo; sino en conjunto.

Pero respondiendo al título de este artículo, ¿la mujer es la verdadera jefa?, yo creo que sí, aunque los números no lo respalden, existen puntos importantes que se debe considerar: su capacidad de trabajar es más alta, su rendimiento es mejor, realiza más actividades fuera del trabajo, y en algunos casos debe trabajar más duro para poder sacar adelante a su familia. Entonces la pregunta seria, si una mujer tiene todas estas capacidades, ¿Por qué no está a la par del hombre?.

Si todo esto se aplicaría a dar más oportunidades a las mujeres, posiblemente, tendríamos empresas más eficientes como es el caso de Indra Nooyi CEO de PepsiCo, que desde que tomó las riendas de la empresa incremento las ventas en un 80%, o el caso de Mayra Gonzáles presidenta de Nissan México, que batió récord de unidades vendidas con 347.124. Estos son unos claros ejemplos de que simplemente con abrir la oportunidad hacia las mujeres estas podrían hacer algo grande.

La tenacidad de una mujer que quiere salir adelante y que busca un sueño permite que grandes cosas puedan pasar. Si bien es cierto, en muchos casos las fuentes de financiamiento son menores, o las oportunidades de crecimiento son más escazas o, que el techo de cristal no le permita crecer en la organización, no es razón para darse por vencida y seguir luchando contra el sistema, ganándose poco a poco el espacio que se merecen.

En mi opinión tanto en el emprendimiento como en el mundo corporativo, las oportunidades no se dan por el sexo o la edad, sino por el conocimiento y la entrega que le puedas poner a las cosas.

En el caso del emprendimiento es una lucha de día a día por llevar tu negocio hacia la cima y esto no es más fácil o difícil por ser hombre o mujer, el reto es el mismo solo dependerá de la tenacidad y el empuje que le decidas meter. Y si la discriminación de sexo te retiene, simplemente dale un mayor esfuerzo y no te dejes vencer.

Por el contrario, si eres parte de una organización, se parte de una que valore tus esfuerzos, tu entrega y conocimiento, porque estos son los verdaderos valores que llevan a una organización a ser una gran organización.

Trabaja por tus sueños todos los días, porque las cosas grandes no se dan de la noche a la mañana, las oportunidades no se dan dos veces en la vida, aprovéchalas, lucha por tus miedos y no te detengas.

Andrés Torres Iglesias