TENDENCIA: Renta de celulares

Un problema financiero que suelen tener los latinoamericanos es su falta de ahorro o compra impulsiva. Es muy común escuchar que personas adquieren el nuevo modelo de teléfono y terminan dejando el anterior o ese mismo a las semanas a una casa de empeño.

Otros que cuentan con una mayor estabilidad económica, aprovechan la oportunidad que les da los distintos servicios de telefonía para adquirir el servicio junto el aparato. Aunque muchos realmente les resulta que compran un servicio con una mayor cantidad de beneficios que no usan.

Entonces, ¿qué dirían si les presentará una opción intermedia? Poder adquirir un hardware de los últimos modelos, sin pagar telefonía y por plazos que no te obligan a meter por x periodo de tiempo para conseguir otro.

Renta de teléfonos

Los clientes pueden obtener el último hardware de smartphone por un costo más bajo que el que encuentras en telefonía como Movistar por el dispositivo, ya que en realidad no poseerá el hardware al final del contrato. Es decir, rentaran únicamente el aparato y será devuelto al final del tiempo establecido.

Esto cuenta con varias ventajas, ahora con el Home Office, muchos ya no requieren la misma cantidad de megas ya que se encuentran todo el día en sus casas con conexión a Internet, por lo que su servicio no lo usan al completo. Pero no pueden optar por un teléfono sencillo, ya que aún realizan tareas en este.

Otra de sus ventajas es en el lado del medio ambiente. Debido a que estos teléfonos son cambiados y reutilizados dentro de la compañía, la vida útil de los teléfonos se alargan. El arrendamiento y la devolución ofrece una forma alternativa para que las personas puedan usar dispositivos de gama alta tan caros.

El medio ambiente lo agradece

Con Raylo, el móvil arrendado generalmente se devuelve después del final del contrato de 12 o 24 meses, con el dispositivo devuelto reformado para su reutilización a través de una segunda (o tercera) vida arrendada con otro usuario. Por lo tanto, como habíamos mencionado, se saca el máximo provecho a estos dispositivos.

Al finalizar su vida útil son reciclados (por socios), por Raylo. Está creando un modelo circular que promueve la sostenibilidad a través de la longevidad de uso del dispositivo vs el escenario de actualización más típico, a través de un transportista, donde un consumidor puede simplemente tirar su viejo teléfono aún útil en un cajón, desperdiciando su mayor utilidad potencial.

Aunque, muchas personas pasan en dispositivos antiguos a otros miembros de la familia o incluso los venden o intercambian, Raylo estima que hay 125 millones de smartphones en 'hibernación' no utilizados en todo el Reino Unido. Por lo tanto, la sugerencia es que un montón de usuarios de teléfonos inteligentes no se molestan en garantizar que su antiguo teléfono reciba una segunda vida.

Raylo considera que cada uno de sus dispositivos arrendados de suscripción puede ser utilizada por un total de tres clientes por 6 o hasta 7 años, lo que, si lo logra, significaría una vida útil que dice que es casi 2 veces más que el promedio del Reino Unido (de 2.31 años). Para promover el objetivo de longevidad, todos los teléfonos que suministran que vienen con un estuche gratuito y un protector de pantalla.

¿Y sí se descompone?

Por supuesto, para que el teléfono pueda ser reutilizado debe de sufrir el meno daño posible por parte de los usuarios. Es por esto que los usuarios necesitan sopesar si quieren contratar un seguro, ya que deben asegurarse de que no dañar el dispositivo o terminarán realizando reparaciones costosas o pagar una tarifa de retorno.

Todos los dispositivos arrendados de Raylo vienen con una garantía de 24 meses, bajo la cual dice que reparará libremente las fallas no relacionadas con los daños o los accidentes de los usuarios, ni suministre un dispositivo de reemplazo si el auricular no puede ser arreglado.

Raylo vende su propio seguro de dispositivo a los usuarios como una opción adicional, lo que levanta ligeramente el costo mensual.

Servicio de suscripción

Hemos compartido ya un libro sobre los modelos de suscripción y es lo que más nos llama la atención de esta startup. Este compite con los propios planes de suscripción de dispositivos de los distribuidores ya establecidos, por supuesto. Y la desventaja de esto puede ser que el usuario no posee este servicio y pueda ser retirado. Aunque tiene una solución Raylo.

Si un usuario no quiere (o falla en) devolver un dispositivo al final del contrato, tienen que pagar una tarifa de no retorno, lo que varía según el hardware y cuánto tiempo les han pagado. Pero la tarifa puede llegar a ser más de $600 de dólares hasta el servicio premium, después de 12 meses de uso de un Samsung Galaxy S21 Ultra 5G con 512 GB de almacenamiento o un iPhone 12 Pro Max, por ejemplo.

Si bien los consumidores que quieren continuar usando el mismo dispositivo en lugar de actualizar al finalizar su contrato puede optar por continuar pagando sus tarifas mensuales habituales. Estos pueden continúan hasta un máximo de 36 meses, después de lo cual la tarifa de no retorno cae a un token de más de $1 dólar.